rituales magia-blanca-amor-trabajo
magia blanca, magia negra
     
   

La curva maldita

Esta historia es real ya que mi mejor amiga fué la que murió en la siniestra curva.
Hace 3 años, mi amiga Ersebeth y yo habíamos salido de fiesta, ella tenía 18 años y siempre me llevaba con ella, un día mi amiga y yo fuimos a la fiesta del pueblo de al lado ella estaba muy contenta ya que ese día iba a verse de nuevo con su novio. Ella estrenaba vestido y estaba realmente radiante y provocativa, después de la fantástica noche, ella y su novio Alejandro se prometieron verse al día siguiente porque Alejandro tenía mucha prisa por irse porque su hermano le estaba esperando, pero en realidad era una chica quien le esperaba. Cuando volvíamos, Ersebeth y yo tuvimos un accidente por culpa de una persona que conducía borracha y con la luz larga, yo sobreviví pero mi amiga murió estrellada en el árbol de la curva, me costó muchísimo superarlo.  Cuando fue enterrada Alejandro fue capaz de llevar al funeral a su \"amiguitas" yo me enfurecí y él me contestó que él solo iba a ver a Ersebeth para romper la relación y como no tuvo valor de decirlo aquella noche se lo pensaba decir al día siguiente. Pasó 2 o 3 semanas y mientras una noche yo dormía mi amiga se me apareció con una sonrisa maligna y aterradora que me hielo el corazón ella solo decía: -El árbol será mi venganza. Yo la miraba mientras se repetía continuamente. a la mañana siguiente no sabía si fue un sueño o fue realidad y preferí callar, pero aquella noche el hermano de Alejandro me llamó para saber si su hermano había pasado por mí casa pero yo le dije que no, entonces me vino a recoger para ir a buscarlo y encontramos su coche delante del nuestro así que le tocamos la pita para que parara pero no paró, justo cuando pasábamos por aquella curva nuestro coche se descontroló y la luz larga se disparó sola sin que nadie la tocara, de repente y por causa de la luz larga Alejandro y su novia sufrieron un accidente contra el mismo árbol con el que mi amiga Ersebeth y yo nos estrellamos, su novia murió y cuando él dormía una noche se le apareció mi amiga y la dijo que le volvería loco porque ella sabía que el culpable de su muerte era Alejandro, él fue el borracho que conducía con la luz larga.

Alejandro fue internado en un manicomio y sin explicarnos como llego a la que ya llamábamos "la curva maldita" apareció muerto y con un mensaje escrito en el árbol: "El árbol que lleva cobradas 3 vidas ¿cual será la próxima vida que me cobre? pero el árbol extrañamente tenía un nombre firmado y ponía lo siguiente: firmado por la primera víctima de la curva, ERSEBETH....la policía no se lo creía y pensaron que era un acto macabra hecho por otra persona pero Javi y yo Nuria que es así como me llamo sabemos la realidad y sin ninguna duda sabemos que mi mejor amiga volverá a cobrarse a otra vida...No sabemos cuando pero si sabemos donde: "En la curva maldita"

La Venganza del Tunchi

Esta es una leyenda muy conocida en la amazonia peruana, una leyenda que ha pasado de generación en generación y aunque yo no soy de ese lugar, el tiempo que he vivido allí me ha servido para cuidarme de esas pequeñas "presencias". Dice la leyenda (aunque tal vez sea un caso que se deriva de esta), que una chica acababa de entrar a un convento como misionera y fue trasladada a la selva, ella venía de España. No conocía muy bien las leyendas, y sobre todo por ser religiosa las que conocía, no les tomaba importancia. Esa noche, se habían reunido todas las monjas después de un viaje en lancha hasta una tribu llamada Los Boras, a rezar el rosario nocturno, como lo hacían diariamente.

Cuado iban por el segundo Ave María escucharon un silbido muy agudo, casi como el que hace una uña contra la pizarra, pero era diferente, era un silbido de alguna criatura. A la monja le extrañó que todas se hubieran quedado paralizadas y nadie dijera nada. Ella dijo: ¿Qué pasa? ¿No lo oyen, es horrible? ¿Qué es eso? Las demás se miraron y aparentemente se asustaron. En el instante en que la monja terminó la pregunta, el silbido cesó. Todas se fueron a la cama, como si nada. Esa misma noche, todas dormían cuando escucharon un grito desgarrador que provenía de uno de los cuartos. Era la monja, no se sabe como enloqueció y aparentemente se suicidó. La leyenda no lo narra así. Los nativos que conocen la historia dicen que fue la venganza del Tunchi, un ser al que solo se le percibe por su silbido agudo (como el de una uña contra una pizarra), y que si alguien lo ofende tal como lo hizo la monja (¡Qué horrible!), vendrá por ti y te matará de la forma mas horripilante que puedas imaginar. No se sabe como mató a la monja pero encontraron a su cuerpo y una expresión de horror inimaginable en su rostro. ¿Habrá sido el Tunchi o simplemente fanatismo religioso a pesar que no tuviera sentido para hacerlo?

María y su abuela

Hace mucho tiempo la madre de María le dijo que vaya a la bodega a comprar carne para la cena. En el camino María decidió entrar a una tienda de dulces y se gasto toda la plata de su mamá en los dulces. Ya no había dinero para la carne que la mamá le había encargado entonces fue al cementerio donde estaba su abuela, la abrió y le saco el hígado para dárselo a su mamá. Cuando ya era hora de la cena la mamá de María le pregunto si quería cenar pero como María sabia que era el hígado de su abuela no lo comió, y como el papá no estaba en la casa la mamá tuvo que cenar sola. Más tarde ese día la mamá y el papá de María fueron al cine, en el camino la mamá de Mará se desmayo y pronto murió, el papá estaba asustado así que la tiro y la boto en un basurero. María estaba sola y en eso sonó el teléfono cuando contesto escucho una voz conocida que le decía: María estoy a 3 cuadras de tu casa, soy tu abuela María colgó y después de 5 minutos volvieron a llamar: María estoy a 2 cuadras de tu casa, soy tu abuela. María volvió a colgar, después de 5 minutos volvieron a llamar: María estoy a 1 cuadra de tu casa, soy tu abuela, María volvió a colgar. María estoy dentro de tu casa y te estoy observando. Cuando el papá de María llego a su casa encontró a María tirada en el piso con el cuerpo ensangrentado y con los órganos en el lavadero.

La invocación

Todo empezó una tarde de agosto de 1999, yo acababa de cumplir dieciséis años y estaba de "picnic" con los amigos de mi pueblo de la sierra de Madrid. Éramos cinco y a eso de las ocho y media de la tarde, cuando el sol empieza a esconderse detrás de las montañas, a uno de mis compañeros se le ocurrió la maravillosa idea de invocar a los muertos jugando a la tabla de la ouija. Yo quise largarme de ahí cuanto antes y me marché junto a otro "escéptico" bien lejos. Al volver los dos hacia el lugar donde se produjo la supuesta invocación, el resto de mis compañeros nos advirtieron que habían contactado con una señora, muerta hace unos setenta años en la guerra, y que les había dicho que tendríamos problemas para bajar al pueblo de vuelta a casa. Dos de mis amigos bajaron en moto y avisaron a mi primo para que viniera a recogernos al resto. La espera se hizo corta y enseguida apareció él con su enorme volvo 740, un coche que en sus doce años de existencia jamás había dado ningún problema. Nos montamos y prácticamente nada más arrancar, el motor se para. Los tres de atrás nos miramos con cara de poema cuando mi primo arrancó hasta tres veces el motor del volvo únicamente consiguiendo que el motor se volviese a parar sin razón alguna. El terror se acentuó cuando notamos que ganábamos velocidad con demasiada facilidad. No era común ver a mi primo conducir a más de 90 Km./h bajando un puerto de montaña con cara de parecer normal. El frenazo no se hizo esperar, y el coche quedó atravesado en la carretera. Cuando por fin llegamos a nuestro destino y con los pantalones sospechosamente húmedos, descubrimos la trama. Efectivamente el flamante volvo de mi primo no tenía ningún problema, fueron los dos chicos que bajaron en moto los que planearon la broma en un instante y la mecánica hizo el resto.

Demetrio y la niña quemada

El viejo reloj cucú de Demetrio marcó las 10:00 PM, mientras este apagaba las lámparas de aceite alrededor de su casa para ir a dormir, había sido un día muy pesado. Pasados 8 minutos después de que el reloj le diera la bienvenida a las 10:00 PM, cuando ya Demetrio se acomodaba en su cama de paja, se escuchó tocar la puerta.- TOC, TOC, TOC- se escuchaban lentas y pesadas aquellas tocadas, como si quien las diera estuviera sufriendo mucho al hacerlo. Demetrio algo extrañado, encendió la lámpara que descansaba a su lado en la mesa de noche, y fue destinado a abrir la puerta. Cual fue la sorpresa de Demetrio al abrirla, alcanzó a ver por el brillo que emanaba su lámpara, a una niña de no más de 7 años, totalmente quemada, que le decía

-Agua!, Agua por favor!, AGUA!. Demetrio con el corazón casi saliéndole por la garganta, cerró la puerta de un azote, cerró las ventanas y casi infartado se acostó a dormir. Al día siguiente, exactamente a la misma hora sucedió lo mismo cuando Demetrio ya se estaba acomodando para dormir. Fue por eso que al día siguiente se lo comentó, a un amigo que vivía cerca de su casa, y este le recomendó ir a que una señora espiritista que tenía un pequeño tarantín a las afueras del pueblo. Demetrio; que no creía en esas cosas; decidió ir con el objeto de darle fin a aquella molesta situación que le espantaba el sueño todas las noches. Salió tempranito, cuando a lo lejos divisó el tarantín rojo donde hacía su trabajo aquella vieja bruja. Al entrar, a la señora le dio una fuerte corazonada cuando vio entrar a Demetrio, pero no le hizo caso. -Bienvenido, que desea?- Preguntó Madame lalou a Demetrio. Éste contó lo que le sucedía, y ésta comenzó a llorar. Le dijo que esa niña era su sobrina, que había muerto en un incendio a las 10:08 PM, ella estaba dormida, y tenía sed. Toda su familia murió en ese incendio, pero es el alma de mi sobrina María el que vaga, pidiendo un poco de agua.
Demetrio aún con los pelos erizados, preguntó:
- Y no hay forma alguna de hacer que se vaya?, que no me moleste mas?
- Sí, si hay una forma- Dijo la anciana - Cuando la niña se aparezca de nuevo por su casa, sencillamente ábrale la puerta y déle un poco de agua, es la única forma de que deje de molestarlo. Ese día, Demetrio padeció un escalofrío constante a lo largo de su cuerpo. El reloj, dio las 10. Faltaban 8 minutos! Demetrio se ponía las manos en la cabeza y sudaba a litros. De repente, se escuchó el crujir de la paja seca, y...... TOC, TOC, TOC.
Demetrio brincó, corrió a la cocina, y tomó agua fresca en un tarro que ya tenía preparado para ese momento. Abrió la puerta. Y ahí estaba, aquel cuerpo casi amorfo a causa de las llamas que la a cobijaron aquella noche, a aquella misma hora. -Agua! por favor agua! AGUA!-Suplicó la niña.
Ya con el tarro en la mano y sin pensarlo dos veces, Demetrio le sirvió agua, la cual la niña bebió en un segundo. -Más por favor!- Le dijo la niña de nuevo.
Éste le sirvió de nuevo. En los ojos de la pequeña niña, Demetrio distinguió perfectamente, como si fuera una película, el momento en el que la niña se quemaba, un frío intenso heló la piel de Demetrio, y en los ojos del infante, aún se reflejaba el momento de su tragedia. Ya acabado el tarro, la niña se volteó y se fue, atravesando los matorrales, atravesando el bosque como si flotara, hasta que se perdió de los ojos de aquel asustado hombre. Se volteó y se acostó, su cama se encontraba hirviendo! como si fuera el infierno propio.

Al día siguiente cuando fue a buscar leña para su consumo, observó parte del bosque totalmente quemada, del cual obtuvo un excelente carbón que vendió en el pueblo y que le dio mucho dinero. Dicen, que de esta forma aquella niña dio gracias a Demetrio por saciarle su necesidad, y así, poder descansar en paz

VOVER LENYENDAS

INICIO

Horoscopo Gratis
Horoscopo chino
Tirada de tarot
Tirada de runas

Magia Blanca
Días mágicos
Hablan los ojos
Trece misterios
Atlántida
Líneas de nazca
Combustión espontánea
Triangulo bermudas
Piedras misteriosas

 


La gran pirámide
El Tarot Videncia
Oración para romper
Los hechizos del tarot
Leyendas urbanas
Amuletos y talismanes
El aura
Zodiaco flores
Salud astrología
Angeles y arcángeles
Profecias Mayas
Feng shui
Karma
Numerologia
Tarotistas
Gemas que curan
Velas y colores

 

 

TAROTISTAS
Rubí
Cándida
Salomón
Tito
Nerea
Brando

TEMAS
Recetas de Cocina Galeria esoterica
Bagua
Leyendas Urbanas
Nostradamus

 
 
   

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio minuto: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Servicio para Mayores de 18 años
944 94 50 34-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa, Mastercard.