rituales magia-blanca-amor-trabajo
magia blanca, magia negra
     
   

¿NO TIENE SEGURO? PUÉS TENDRÁ QUE MORIR.

Un médico se niega a atender a un joven sin identificar al que recogen de la calle medio moribundo. Al parecer, el herido no lleva la tarjeta del seguro y las personas que lo han traído no quieren hacerse cargo de él. Tras encendidas discusiones con el recepcionista del hospital, que quiere que le saquen de allí aquel fardo sangrante, y tras efectuar varias consultas telefónicas con el director, éste decide bajar un momento para pedir a los recién llegados que dejen de armar escándalo y se marchen con el joven, porque no quiere atenderlo. Una vez abajo, el director descubre que el moribundo – que luego fallecerá -, es su propio hijo.

¡VAS A MORIR!

Mientras circula en su coche, una mujer sufre la persecución de un desconocido que no deja de hacerle señales con los faros. Al llegar a su casa, comprueba alarmada que el perseguidor se detiene detrás de ella. Sale su marido y le hace frente. El extraño se explica: cuando la mujer se detuvo en una gasolinera, un individuo se introdujo furtivamente en su vehículo. Él presenció la escena y trató de advertirla. En efecto: agazapado en el asiento trasero encuentran a un maníaco armado con una cuerda y un hacha.

ROBO INGENIOSO.

Una pareja fue a buscar su coche, aparcado la noche anterior en la calle, y se encontró con que lo habían robado. Lo buscaron por todas partes y, como no aparecía, presentaron denuncia en la policía. Dos días después, el lunes por la mañana, de camino al metro, lo hallaron en un lugar muy próximo a donde lo habían dejado. En el interior se veía una nota en la que podía leerse: “Necesitábamos el coche para el fin de semana y hemos tomado prestado el suyo. Disculpen las molestias. En agradecimiento, acepten estas dos entradas para el teatro”. Y, en efecto, junto a la nota había dos tickets para una obra teatral, un día concreto que ahora no recuerdo. La noche señalada, la pareja, exultante de felicidad, se fue a disfrutar de esa velada tan bien ganada. Pero al volver a casa descubrieron que, mientras estaban en el teatro, les habían desvalijado la casa.

UN LOCO ANDA SUELTO.

Ocurrió hace unos años. Un chico llevaba a su novia a su casa en las afueras de Valencia, cerca de la playa del Saler después de salir del cine. Cuando transitaban por el kilómetro cuatro de la carretera nacional 330 se quedaron sin gasolina. El chico cogió una botella que tenía guardada en el capó para un caso de emergencia como éste y se acercó a una gasolinera que hay a unos dos kilómetros. La chica se quedó  en el coche, con las puertas cerradas por dentro y escuchando la radio, donde comentan que un loco peligroso se ha escapado de un manicomio cercano. Por fin se queda dormida, sin darle más importancia a lo que acaba de oír. Unos minutos más tarde unos fuertes golpes en la ventanilla trasera del vehículo le sobresaltaron. Cuando se giró para ver que ocurría, descubrió con horror que alguien golpeaba con la cabeza ensangrentada de su novio el cristal...

EL PERRO GUARDIAN.

Una joven, ciega, vivía sola con su perro lazarillo, un pastor alemán. La joven vivía cerca de un psiquiátrico: una noche, escuchando la radio, dijeron en el informativo que un loco se había escapado de allí. Ella se acostó un poco asustada, pero su perro siempre dormía debajo de su cama. Ella dejaba la mano colgando y el perro se la lamía, así se tranquilizaba y se quedaba dormida. De pronto, una gota fría, como venida del cielo, comenzó a resbalar por su frente. Tras ella otra, y otra más, y luego más todavía. A pesar de lo raro del caso la niña se relajaba al notar los lametazos caninos. A la mañana siguiente llamó a su perro, pero éste no aparecía. Avisó a sus vecinos para que la ayudasen a buscarlo. Al final lo encontraron debajo de la cama, descuartizado, mientras que la cabeza del animal colgaba sangrante del techo, además, una nota que decía... “los locos también sabemos lamer la mano”.

SUERTE QUE NO ENCENDISTE LA LUZ.

Hace unos dos años, en Granada capital, ocurrió un asesinato que llamó mucho la atención. Fue en un piso de estudiantes, donde vivían cuatro chicas. Una noche, dos de las chicas se fueron a sus respectivos pueblos ya que era viernes, para pasar el fin de semana. Las otras dos se quedaron en el piso. Una de ellas decidió irse a dormir al piso de una compañera de clase. Se fue dejando a la otra sola en la vivienda.

Por la noche, la que se había ido a dormir fuera se dio cuenta de que no tenía pijama y volvió al piso a recogerlo. Fue a su habitación y no encendió la luz para no “despertar” a su compañera. Cogió el pijama que estaba en el armario y se fue de nuevo. A la mañana siguiente, cuando volvió, se dio cuenta de que la policía estaba en el piso y que los vecinos llenaban el pasillo. Se asustó mucho porque no sabía qué había pasado. Se dirigió a su habitación y vio que un “cuerpo” se encontraba en el suelo tapado con una sábana. ¡Era un cadáver! ¡Su amiga había muerto! ¿Cómo? Se puso muy nerviosa, un montón de preguntas se atropellaban en su mente y no encontraba ninguna respuesta. La noche antes un ladrón había entrado en el piso y, estando la chica sola, la mató después de robarle el dinero que tenía. Cuando la chica protagonista fue al piso q recoger el pijama, el ladrón se encontraba en su habitación y ya había asesinado a su compañera. Dicho hombre dejó escrito en el espejo de la habitación, con pintalabios rojo: “SUERTE QUE NO ENCENDISTE LA LUZ”.

BIENVENIDOS AL MUNDO DEL SIDA.

Una chica de Málaga se encontraba de vacaciones en Palma de Mallorca, donde conoció a un chico extranjero. Se enamoraron y pasaron todos los veranos juntos. Cuando terminaron las vacaciones, la chica estaba muy apenada porque el chico se marchaba a su país. Él le dijo que no se preocupara, que la quería mucho, y le dio una caja y le pidió que no la abriera hasta que hubiera subido al avión. Ella se despidió de él muy triste, pero a la vez intrigada por ver que contenía la caja. Esperando encontrarse un anillo de compromiso, abrió la caja y se encontró una rosa negra muerta y una nota que decía “Bienvenida al mundo del SIDA. Yo tenía una novia a la que quería mucho y ella me lo pegó a mí. Mi venganza será pegárselo a todas las mujeres que pueda”.


APARECIDOS ITINERANTES.

Un joven hombre de Rentería (Guipuzkoa), se dirigía de Zarauz a Orio, por una carretera de la costa guipuzcoana, donde se habían producido numerosos accidentes mortales. De repente, a dos metros de su coche y bajo la lluvia, apareció una chica joven, con el cabello largo hasta la cintura, empapada de arriba a abajo. El hombre paró bruscamente y salió del coche. Extrañado se acercó hasta la chica; ella tenía la mirada perdida y el conductor supuso que estaba en estado de shock. ¿Te puede ayudar? -le dijo-  ¿Puedo acercarte a algún sitio? Ella, sin mediar palabra, hizo un gesto afirmativo con la cabeza y accedió a montarse en el coche. En una de las rectas de la carretera, un coche se aproximó de frente a gran velocidad y deslumbró fuertemente al conductor. Éste dio un volantazo y frenó justo en el instante antes de caer en un barranco. Cuando se recuperó del susto, miró hacia la derecha para preguntar a la chica cómo se encontraba, pero ella había desaparecido. En su lugar había un pequeño bolso, que ella llevaba en la mano. Al día siguiente se acercó a la comisaría para devolver el bolso y todo lo que contenía. Dentro había un pasaporte a nombre de una chica. Tras buscar su nombre le dijeron que había fallecido años atrás en un accidente de circulación. Posiblemente en la carretera entre Orio y Zarauz. Actualmente, el conductor lleva internado desde hace dos años en la clínica mental de Santa Águeda, de Mondragón.

Circulando por la vieja carretera de Sineu (Mallorca) un conductor observa a una muchacha con un abrigo de corte militar, muy ancho y desgarbado, que aparentemente le hacía señas para que la recogiera. Nuestro hombre la invita a subir y, al arrancar, la miró de reojo, sólo contando con las leves luces del tablero de mando. Tenía los cabellos en gran desorden. Una de las mangas estaba rota por dos sitios, y la expresión de sus ojos, aunque no tenía nada extraordinariamente anormal, era como de miedo sordo. Tenía unas manos muy delgadas y blancas que dejaba caer sobre el asiento delantero como si estuviese en alerta constante. Entonces, el conductor se percató –y ese detalle no lo olvidará nunca- de que entre la mata de pelo desgreñado que a ella le caía a ambos lados del rostro, había una hoja seca de pinaza confundida entre sus cabellos. Cuando se acercan a una curva, la muchacha murmura con voz angustiada: “Vaya con cuidado. Este tramo es muy peligroso. Hay muchos accidentes”. Acto seguido desapareció del vehículo en plena marcha y haciendo caso omiso de las puertas cerradas. El hombre, muy alterado, acude a un puesto de la Guardia Civil. Allí le muestran una foto de la Autoestopista, le dicen que se mató en aquella misma curva cosa de un año atrás, y que tienen archivadas casi una docena de denuncias

Durante uno de los múltiples guateques que se celebraban en casa de una familia acomodada (que habitaba por aquel entonces en la zona del pirineo andorrano), el hijo menor de la familia se fijó en una joven que iba completamente vestida de blanco, pero ella no dijo ni una palabra en toda la velada.

Cuando llegó la hora de la despedida, el joven llevó a la chica hasta su casa en la moto, y como tenía frío, le dejó la chaqueta. Al día siguiente el joven acudió a la casa donde la noche anterior dejara a la chica, con la intención de recuperar su chaqueta, pero la madre de la chica le informó de que ésta había fallecido hacía ya diez años. El joven no podía creerlo, así que fue al cementerio de San Miguel para convencerse. Allí encontró su chaqueta, correctamente doblada sobre la tumba de la chica

VOVER LENYENDAS

INICIO

Horoscopo Gratis
Horoscopo chino
Tirada de tarot
Tirada de runas

Magia Blanca
Días mágicos
Hablan los ojos
Trece misterios
Atlántida
Líneas de nazca
Combustión espontánea
Triangulo bermudas
Piedras misteriosas

 


La gran pirámide
El Tarot Videncia
Oración para romper
Los hechizos del tarot
Leyendas urbanas
Amuletos y talismanes
El aura
Zodiaco flores
Salud astrología
Angeles y arcángeles
Profecias Mayas
Feng shui
Karma
Numerologia
Tarotistas
Gemas que curan
Velas y colores

 

 

TAROTISTAS
Rubí
Cándida
Salomón
Tito
Nerea
Brando

TEMAS
Recetas de Cocina Galeria esoterica
Bagua
Leyendas Urbanas
Nostradamus

 
 
   

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio minuto: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Servicio para Mayores de 18 años
944 94 50 34-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa, Mastercard.