El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 

Las limpiezas personales

Tras hacer una limpieza a fondo o una limpieza de mantenimiento resulta a veces muy necesario y otras muy deseable proceder al aseo
personal, y esto mismo ocurre cuando hacemos limpiezas energéticas. Tras finalizar una limpieza energética en un espacio, resultará
muy grato proceder a la nuestra propia. Pero también puede proporcionarnos gran alivio, cuando nos sintamos muy cargados o como
sucios y sin brillo más allá de la percepción física. También resultará muy gratificante dedicarnos una limpieza energética, tras haber
permanecido en lugares muy perturbados o donde se destila mucha agresividad, sufrimiento físico o mental. Del mismo modo, una
limpieza energética puede resultarnos muy beneficiosa tras haber interaccionado con personas que nos han provocado dolor de cabeza,
mucha angustia o un miedo poco razonable. Para estos casos, por lo general, bastará con realizar la limpieza energética una sola vez.
Además se pueden tomar baños o duchas de limpieza energética personal cuando estemos atravesando períodos desconcertantes en
nuestra vida, con ansiedad, miedos injustificados o angustia; y cuando deseamos emprender nuevas etapas o proyectos. En estos casos
es conveniente hacer la limpieza de una forma continuada durante un período de nueve días.
La ducha de limpieza energética
Antes de proceder a una ducha de limpieza energética es conveniente, igual que al efectuar la limpieza energética de
un espacio, llevar a cabo una limpieza física, que puede coincidir con nuestro momento de aseo habitual. Las duchas
energéticas se realizan vertiendo el líquido de la fórmula de limpieza escogida, desde la cabeza hasta los pies, como si
se tratara de un último enjuague tras la ducha o el baño cotidiano. Por lo general, es mejor cerrar los ojos al volcar el
líquido sobre la cabeza, porque algunos componentes de las fórmulas son ácidos o salados. Después de verter el líquido
debemos envolvernos con una toalla, para que nos seque, pero sin frotarnos, y la echaremos a lavar después. Una
fórmula casera muy eficaz para hacer duchas de limpieza energética consiste en hervir agua con un limón sin pelar y
troceado, un ajo sin pelar y al que se le han realizado un corte y una taza de ruda seca o fresca. Y dejar reposar treinta
minutos, después se filtra para obtener un líquido que dice la tradición que tiene grandes efectos purificadores y
protectores. Otra fórmula semejante es la compuesta por una cucharada sopera de ruda, dos cucharadas soperas de
albahaca, un puñadito de sal gorda y tres dientes de ajo sin pelar, con un corte cada uno. Si la ducha de limpieza
energética se realiza por un período de nueve días, resultará muy gratificante agregar a la fórmula escogida los pétalos
de nueve flores blancas, el último día de limpieza, y tras verter el agua, proceder a pisar los tallos verdes de las
mismas.
El baño de limpieza energética
También se puede realizar una limpieza energética por inmersión en un baño. Un baño muy purificador consiste en
agregar al agua de la bañera un litro de agua de mar y pétalos de nueve flores blancas. Si el agua del mar no es factible
de conseguir entonces hay que escoger alguna fórmula. Una fórmula muy efectiva de limpieza y protección, consiste en
poner en el agua de la bañera un puñadito de sal marina o de sal gorda yodada, un vaso de agua de colonia y una
cucharada de cáscara de huevo blanco molido. Otras posibilidades nos ofrecen la infusión de ruda, angélica, romero,
albahaca, comino, artemisa y enebro, junto con una clara de huevo sin batir, o la infusión de ruda y poleo, añadiéndole
un puñado de sal gorda marina o yodada, unas hojas de laurel y los pétalos de nueve flores blancas; en ambos casos,
mezclados con el agua de la bañera. En el caso de que los baños de limpieza se realicen por un período de nueve días
seguidos, entonces el componente floral de las fórmulas sólo será necesario el último día de la purificación; y tras el
baño, se pueden pisar los tallos de las flores empleadas.
La limpieza energética personal con visualización
Las limpiezas energéticas personales también pueden llevarse a cabo con visualizaciones. Éstas son muy útiles, sobre
todo, cuando sentimos que nos hemos cargado con energía tensionada o hemos permanecido en ambientes donde la
energía estaba perturbada o nos hacía sentir incómodos. Existen muchas técnicas para hacer limpiezas con
visualización. Un método muy fácil consiste en imaginar un chorro de luz, amor y sabiduría que cae sobre la cabeza
como una cascada de agua pura y un río bajo los pies que se lleva cualquier tipo de perturbación que sintamos, como la
tensión, el estrés, los pensamientos negativos, la duda, la confusión, el miedo, el enfado, la frustración, el
nerviosismo... en forma de mucosidades oscuras. La luz va cayendo con fuerza por todas las partes del cuerpo y
despegando la energía perturbada que resbala hasta caer al río y la corriente la disuelve. Después se agradece a esta
luz que nos haya liberado de la negatividad.

Las limpiezas parciales o de mantenimiento

Ya que el tipo de suciedad para la que están indicadas estas limpiezas no puede verse, aunque algunas personas pueden sentirlo o
vibrarlo con cierta facilidad, podemos recurrir a diversos métodos para determinar la necesidad de efectuar una limpieza. Un modo de
diagnosticar la necesidad de una limpieza es a través del biómetro de Bovis. Si la medida de la vibración de un espacio es baja, una
limpieza puede estar indicada, pero la baja vibración también puede deberse a otros factores como corrientes telúricas u otro tipo de
perturbaciones, por lo que habrá que asegurarse que la debilidad energética de un lugar no se debe a otras condiciones relacionadas con
aspectos más físicos o materiales, que las que se pretenden resolver con las limpiezas energéticas.
Otro modo de detección de la presencia de suciedad energética es a través de la radiestesia, con el empleo de un péndulo y una batería
de preguntas. Pero para ello hace falta saber utilizar la técnica del péndulo. Así que el modo más sencillo y asequible es observar los
acontecimientos producidos en la casa y recurrir a hacer una limpieza, cuando se entienda que está cargada de tensiones, de estrés, de
sufrimiento, de desacuerdos, de pensamientos, de gestos o de palabras negativas. Tradicionalmente, también se recurre a observar la
cristalización de la sal para comprobar si ya va haciendo falta una limpieza. Para ello se coloca un platillo o cuenco de porcelana o loza
con sal fina y un poco de agua, se deja en reposo por un período máximo de una semana, y se observa el modo en que ha cristalizado la
sal. Si la cristalización es irregular entonces sabremos que hace falta limpiar. La sal utilizada para este propósito es mejor quemarla o
enterrarla en el campo, incluso tirarla por el inodoro, pero no debe ser arrojada a la basura. El platillo o cuenco debe lavarse, dejando
que el agua corriente se deslice por él durante un rato. Es mejor reservar este recipiente para este uso o similares y no utilizarlo para
contener alimentos. Otro método es utilizar un vaso o copa de cristal transparente sin estrenar, en el que después de haberlo enjuagado
se ponen a partes iguales agua, sal fina y vinagre blanco. Al cabo de una semana se procede a observar el líquido. Si se ha oscurecido o
contiene burbujas como si estuviera hirviendo indica que hace falta una limpieza.
Fórmula para fregar el suelo
Esta fórmula puede ser empleada tanto para realizar limpiezas de mantenimiento, como después de una discusión
fuerte, de tensiones familiares, de procesos de enfermedad o cuando se ha creado un ambiente enrarecido. Consiste
en poner agua fría en un cubo al que se le añade una clara de huevo blanco sin batir y unos cuantos cubitos de hielo. Con
la ayuda de una fregona se limpia toda la casa con este líquido, empezando como en todas las limpiezas por la
habitación más lejana a la puerta y terminando en ésta. El agua se tira por el inodoro y el cubo y el mocho se aclaran
con abundante agua, mejor si pueden ponerse un rato debajo del chorro de un grifo o una manguera. Al día siguiente, si
se quiere reforzar la limpieza energética, se puede volver a fregar la casa simplemente con agua, a la que se le agrega
un chorro de vinagre blanco. Esta fórmula puede utilizarse tan a menudo como se considere necesario.
El método bagua de las Nueve Estrellas
Este método se emplea en feng-shui para ajustar y activar el chi y eliminar la mala suerte. Se trata de un sistema yi de
purificación de la casa, para cambiar la vibración y transformar las energías. Está basado en el bagua, y sigue los ocho
trigramas en una secuencia particular. En primer lugar se requiere realizar una meditación que calme la mente, como el
sutra del corazón, pero se puede utilizar cualquier técnica de relajación que apacigüe y vacíe nuestra mente de las
preocupaciones cotidianas. Después se invitan a los seres divinos afines a nuestras creencias o a la luz, el amor y la
sabiduría universal para que nos acompañen en este procedimiento. Se pueden realizar oraciones, mantras o cánticos
devocionales mientras se efectúa esta transformación energética de la casa, a través de un recorrido imaginario o
físico. En este recorrido se puede proceder a realizar visualmente una limpieza sutil de nuestro entorno, a través de la
transformación de la contaminación energética negativa de los espacios, por medio del poder de la luz, las oraciones,
las afirmaciones o los mantras, de tal modo que los espacios quedan regenerados y revitalizados tras su
transformación vibracional. Este método trata de llevar la energía de la meditación, el de las fuerzas benéficas
invocadas y las oraciones, mantras o cánticos a todos los rincones de la casa utilizando el mapa bagua, según la
secuencia de las Nueve Estrellas. Así, primero se localiza la zona trueno, que simboliza la vida y los nuevos comienzos,
y desde ahí se recorre el resto de la casa siguiendo el trazado de las estrellas; es decir, del trigrama chen a sun, de sun
al centro, del centro a chien, de chien a tu¡, de tui a ken, de ken a li de li a kan y de kan a kun, para transformar la
negatividad e inundarlas de bendiciones. El recorrido puede hacerse pensando en los aspectos de la vida que cada
sector del mapa bagua representa, reflexionando acerca del estado en que se encuentra cada área de nuestra vida, y
haciendo extensible también a ellas la transformación energética que estamos realizando. Entonces el poder de este
método nos reportará sus máximos beneficios.
La limpieza de objetos antiguos y cuarzos
Las antigüedades y las joyas pueden estar cargadas con el chi de los antiguos propietarios y la memoria histórica sutil
de los sucesos acontecidos en su presencia o relacionados con ellos. Por lo que resulta muy adecuado, antes de
adquirirlo, tratar de observar qué tipo de sensaciones nos provoca, más allá de la estética y el deseo de poseerlo. Un
modo muy fácil de percibir el chi de un objeto es ponerle la mano encima y silenciarse por un momento, es decir,
vaciarse de pensamientos para poder escuchar el mensaje que contiene y sentir las buenas o malas vibraciones que
nos llegan de él. Si lo que nos llega no es muy positivo y ya tenemos el objeto en nuestro entorno, entonces será
preciso y muy conveniente limpiarlo energéticamente. La limpieza de objetos puede realizarse con aguas alquímicas,
que pueden ser adquiridas en establecimientos o ferias esotéricas, con la aplicación de humos o de pulverizaciones.
También es posible limpiarlos de las vibraciones negativas colocando, debajo de ellos, un plato lleno de sal durante siete
días. Al final del día hay que volver a observar lo que nos transmite, y si aún hace falta seguir limpiando se puede
repetir el método, pero siempre por períodos de siete días. Con este método hay que tener cuidado de que no haya
demasiada sal en los entornos donde se mueven los residentes, por lo que lo ideal es retirar el objeto a una habitación
de poco uso, mientras se lleva a cabo esta limpieza. Las joyas antiguas requieren ser limpiadas, a menos que se desee
experimentar la carga energética de su historia. En general, conviene limpiar todas las gemas y minerales, antes de
utilizarlas personalmente o introducirlas en nuestros entornos.

Prevenir

Dice el saber popular, que las ristras de ajos son excelentes protectoras, para evitar la presencia de seres invisibles perturbadores y
energías sutiles desfavorables. Al laurel también se le atribuyen estas bondades, pero hay que tener en cuenta que cuando se utilizan
especias y alimentos con fines protectores o limpiadores no deben ser ingeridos después. Hay un conjuro mágico, de origen popular, que
evita la entrada en casa a las tensiones y malas vibraciones que se hayan podido coger en el exterior; consiste en decir una frase, ya
sea verbal o mentalmente: «El mal de fuera, que no entre dentro», antes de atravesar el umbral de la casa. Tras decirla se sacuden los
pies, para simbolizar que se deja atrás el polvo recogido, y se entra en casa. El tradicional muérdago que se suele colgar por Navidad, en
el vestíbulo de la puerta de entrada, simboliza el amor, la paz y la reconciliación, y constituye un protector que invita a dejar fuera los
desacuerdos y las tensiones. Quizá la costumbre de mantener el muérdago colgado durante el resto del año, hasta su reemplazo en la
siguiente festividad navideña, responde a una memoria ancestral sobre la necesidad de mantener protegida la entrada de la casa de las
energías perturbadoras y el sha chi.
<ANTERIOR>
< - 3 / 3 - >
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio minuto: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Servicio para Mayores de 18 años
944 94 50 34-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa, Mastercard.